Las prácticas laborales han dado un giro en respuesta a los nuevos entornos en la era del trabajo híbrido: Presencial y a distancia. El nuevo enfoque humanizado de la gestión del desempeño es uno de los momentos de la verdad más importantes en la experiencia del empleado en su viaje laboral. Es la oportunidad de conectar el propósito de su rol con la estrategia y resultados del negocio a partir de conversaciones inspiradoras. Siendo además fuente para su desarrollo y crecimiento.