¿Ser una marca? Sí ¿Una con alma? También

Gladys Carrasquel Martínez - Venezuela

octubre 11, 2021
Mucho se habla de la marca personal, de convertirnos en una si queremos tener éxito profesional o en los negocios, pero poco se dice de lo que realmente es una marca, de lo importante que es crearla, definirla y cultivarla, y de lo unida que debe caminar a nuestra esencia como seres humanos únicos y singulares.

Una marca es muchas cosas: Una huella, una imagen, una señal. Su concepto es tan remoto en el tiempo como identificar las piezas de un artesano en la antigua Grecia, o ponerle un hierro caliente con una forma específica a un animal para marcarlo como propio.

Una marca no es solo eso, es un compendio de cosas:

  • Por un lado es el impacto que genera una persona, un producto o un servicio con sus acciones y conversaciones, en un grupo, audiencia o consumidores.
  • También es un conjunto de características tangibles como el nombre, el logotipo, los colores y demás elementos físicos que forman su identidad visual y verbal, e intangibles como los valores y las emociones que produce un producto o servicio específico.

La marca personal es la huella, el impacto, la identidad, las características y particularidades con las que trabaja y se expresa una persona, se trata de sus atributos, pero sobre todo de los beneficios que produce a otros, como si realmente se tratara de un producto o servicio, pero vivo y muy inteligente.

¿Cómo se crea un marca?

Una marca, sea o no personal, es un proceso en desarrollo permanente, y en la marca personal esto pareciera más evidente, pues psicológicamente la identidad de un individuo se construye a medida que vive, somos una historia que contamos hasta el día en que nos vamos de este mundo.

En marketing existe una disciplina que se encarga específicamente de ese trabajo de construcción constante, el branding, cuya definición por Aebrand  [Asociación Española de Empresas de Branding] es la que creo mejor abarca su significado: “Es la gestión inteligente, estratégica y creativa de todos aquellos elementos diferenciadores de la identidad de una marca (tangibles o intangibles) y que contribuyen a la construcción de una promesa y de una experiencia de marca distintiva, relevante, completa y sostenible en el tiempo”.

Por lo tanto desarrollar una marca no es algo que deba tomarse a la ligera, debe hacerse con profesionales, y bien si tu marca es personal o no, hay tres cosas que se debe tener claro para desarrollarla:

  • Propuesta única de valor: Qué ofreces, de qué manera y a quién brindas una solución de cuál problema.
  • Target o público objetivo: Quién es tu audiencia o consumidores, a quién quieres ayudar, y no vale decir que a todo el mundo porque no existe una persona, producto o servicio que le guste a todos.
  • Cuál es tu historia: Qué haces diferente, qué cuentas para emocionar y llamar a la acción hacia ti o tu producto.
Definir estos puntos es lo básico para empezar.

¿Qué es una marca con alma?

Se dice que una marca con alma es una marca con propósito, y ciertamente es así, aunque va más allá, hacia lo que significa reconocer la impronta que los negocios y empresas tienen de sus creadores, del alma de quienes tuvieron una idea y decidieron materializarla. En la marca personal es más sencillo de lograr, porque no debería haber separación entre la persona y su propio propósito, su esencia, su misión, que no es más que hacer aquello en lo que es bueno, para lo que tiene habilidades y destrezas, y le hace feliz hacer, eso a lo que Sir Ken Robinson llamó encontrar “El elemento”.

Una marca con alma se trata de una conexión entre una idea de negocio o un oficio, y quien la crea o lo ejerce. Entre lo que se es y lo que se da. Por eso antes de cualquier cosa es importante conocerse a sí mismo, las propias emociones y las que somos capaces de generar.

Andy Stalman, uno de los más destacados especialistas en marcas, con una visión humanista de las mismas, conocido también como “Mr. Branding”  afirma que “una marca es lo que eres a partir de lo que creas y de cómo lo vives y cómo lo comunicas.”

Las emociones, las relaciones, las historias.

Las emociones son las que marcan la diferencia, las experiencias, las evocaciones, por eso en una marca personal es tan importante conectar con la esencia de lo que somos y de lo que tenemos para ofrecer, desde la honestidad de conocernos bien, saber qué podemos darle al mundo [entiéndase por mundo al nicho de personas en quienes nos enfocamos, y actuar en consecuencia. A partir de allí es que podemos generar conversaciones interesantes, tocar, impactar a quienes están interesados en lo que ofrecemos, y a su vez poder interesarnos genuinamente en esas personas.

Cuando una emoción es forzada se nota, cuando intentas generar algo desde el discurso sin el fondo, se hace el vacío, cuando solo intentas vender la mayoría se da cuenta, y puede que vendas, pero serás eso, un medio para la transacción, eso puede dar resultados momentáneos pero a la larga un producto puede desaparecer por más bueno que sea, pero una buena marca puede perdurar en el tiempo, es un activo estratégico para la empresa, la institución o la persona que la representa.

Es bueno por muchas razones, pero una de las mayores ventajas de tener/ser una marca personal, es que los productos que se generen con ese nombre tendrán la confianza y el aval que tenga esa persona, y deben ser coherentes con su esencia y su área de desarrollo.

Una marca es lo que piensan de ti, y para tener opiniones positivas deben realizarse acciones positivas, dejar de pretender, hacer como si, y ser de verdad, esa honestidad en la gestión de marca garantiza afinidad con las audiencias. 

Carlos Puig Falcó CEO de la consultora Branward lo dice de manera clara “la gestión de las percepciones se convierte en el branding en una llave maestra, como responsable de conseguir la necesaria conexión emocional con las marcas. Y el motivo resulta bastante simple: muchas de las decisiones de compra tienen potentes conexiones emocionales.”

En esas conexiones nuestra propia historia juega un papel fundamental, lo que contamos y cómo lo contamos es lo que nos ayudará a establecer un vínculo, a conseguir lo que muchos especialistas llaman “la tribu”, cada uno arma la suya narrando lo que hará click con cierto tipo de personas. Las historias y las emociones siempre han existido, y de generación en generación, de cultura en cultura, de civilización en civilización son las que inequívocamente nos han mantenido conectados, como una suerte de wifi de los corazones humanos.

Gracias por llegar hasta aquí

Es un gusto que sigas leyendo y como cierre de esta reflexión vuelvo a citar a Stalman, quien nos dice: “Para crear una marca se necesita una visión clara, tener objetivos definidos, pasión para llevar a cabo un trabajo, ser creativo, inimitable y saber rodearse de gente talentosa.”

Yo a esta afirmación solo le sumaría “y tener una buena historia”. Teniendo en cuenta que una gran marca personal no habla de sí misma, de todo lo que estudió ni de todo lo que sabe, una buena marca personal es la de un individuo que deja de mirarse y coloca el ojo en los otros, en cómo todo lo que sabe puede ayudarles o mejorar algún aspecto de su vida. Y en ello pone también su alma.

¿Tienes una marca con alma?

Gladys Carrasquel Martínez - Venezuela

@TheGladBrand | Brander creativa & contenta - Valencia

6 Comentarios

  1. Lenny Aurora Uzcátegui Avendaño

    Excelente artículo que expresa la esencia de una marca con alma…ya hace rato que se nos olvido cultivarnos como alma, sólo estamos dedicados al cuerpo, a la apariencia, pero somos esencialmente lo que pensamos y sentimos reflejados ante otros, toca comenzar a mirarnos desde adentro para ser auténticos en la marca.

    Responder
    • Gladys Carrasquel

      Gracias, Lenny, por tu comentario. Así es, creo que hay que ser en lugar de pretender, y a partir de allí construir lo que somos ante los demás y lo que podemos dar. Saludos.

  2. Yasmelith Valbuena

    Que bonito y desarrollado articulo, resulta que cuando uno escuchaba del Branding (en mi caso, me iba a pensar a los que estudiaban la carrera de Marketing!) Actualmente, es una de las principales caracteristicas que mueve el mundo digital. Definitivamente dejar tu huella en este planeta es acompañar tu esencia en cada detalle y conexión. Dejar el alma en lo que te hace feliz y puedes brindar a otros.

    Responder
    • Gladys Carrasquel

      Gracias, Yasmelith. Lo importante es descubrir tu esencia, y mostrarla para construir una marca que no se distancie de ti. Saludos.

  3. Amarilys

    Wow Gladys que buen artículo. Me lo disfrute muchísimo.

    Responder
    • Gladys Carrasquel

      Gracias, Amarilys! Me alegra que lo hayas disfrutado. Un abrazo!

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Shares
Share This